Seguridad para aprovechar las ventajas de los contenedores

Muchas organizaciones están apostando por servicios que se implementan en contenedores en centros de datos on-premise o en la nube. Para ello, es fundamental contar con plataformas que permitan desplegar con garantías este tipo de soluciones.

contenedores kubernetes

La generación de una arquitectura de microservicios, la transformación digital de las organizaciones y el enfoque customer centric están impulsando la utilización de contenedores.

Según el informe ‘Application Container Market’, ofrecido por MarketDigits, se estima que el tamaño del mercado de contenedores alcanzará los 11.700 millones de dólares en 2027, desde los 1.990 millones con los que se cerró el ejercicio 2020. Esto supone una tasa de crecimiento compuesto anual del 28,8% durante este periodo.

Más allá de los pronósticos de mercado, el uso de contenedores es una realidad. Una encuesta realizada el año pasado por Cloud Native Computing Foundation pone de manifiesto que el uso de contenedores en la producción ha aumentado significativamente, ya que el 84% de los encuestados reconocía usar contenedores en la producción, un 15% más que en el ejercicio anterior. Cabe señalar que apenas un 23% de los consultados afirmaba utilizar contenedores tres años antes.

 

Ventajas de los contenedores

 

Los contenedores son una buena manera de desarrollar, probar e implementar aplicaciones en varios entornos, ya sea en un centro de datos on-premise o en la nube. Éstas son algunas de las ventajas que ofrecen:

Eficiencia y ahorro de costes. El uso de contenedores exige menos recursos de sistema que los tradicionales entornos de máquinas virtuales (VM) o de hardware, puesto que no necesitan un sistema operativo aparte. Además, pueden ser ejecutarse varios contenedores en un solo servidor, permitiendo reducir costes.

Portabilidad. Las aplicaciones desarrolladas en los contenedores tienen todo lo necesario para ejecutarse y pueden implementarse fácilmente en varios sistemas operativos y en diferentes plataformas de hardware, incluyendo nubes privadas y públicas. Esta portabilidad se traduce en flexibilidad, porque las cargas de trabajo se pueden trasladar con mayor facilidad entre entornos y proveedores.

Escalabilidad. El usuario usa y ejecuta sólo lo que necesita en cada momento y cuando lo necesita. Esto también ayuda a ajustar los costes operativos.

Seguridad. Los contenedores quedan aislados unos de otros. Si se compromete la seguridad de uno de los contenedores, el resto quedan a salvo.

Velocidad. Los contenedores no dependen del sistema operativo, por lo que únicamente necesitan unos segundos para iniciarse y detenerse. Esto aumenta la velocidad operativa y mejora la experiencia del usuario.

Agilidad. Los contenedores se adaptan a metodologías de trabajo ágiles y DevOps, permitiendo aligerar los ciclos de desarrollo, prueba y puesta en producción. Además, las soluciones basadas en contenedores no sólo se pueden implementar rápidamente, sino que también se pueden corregir y escalar con agilidad.

Coherencia. Las aplicaciones de los contenedores se ejecutan siempre de la misma forma, sin importar dónde estén implementadas.

 

Elegir un buen partner

 

Para explotar todas estas ventajas, es imprescindible contar con una plataforma que permita aprovechar las posibilidades de los contenedores y desplegar con garantías estas soluciones. Las aplicaciones en Kubernetes, que se ha convertido de facto en el estándar de orquestación, están compuestas por varios elementos —contenedores, pods, nodos, volúmenes, configuración…— que se implementan con altas densidades y se actualizan con frecuencia.

Así pues, el almacenamiento optimizado para aplicaciones tradicionales no funciona bien con Kubernetes. Hay diferentes soluciones de almacenamiento en la nube que se pueden utilizar para contenedores, ya que admiten aplicaciones en clúster o de alta disponibilidad. Pero si queremos garantizar la seguridad de los datos y las opciones de backup y recuperación, será preciso ejecutar una capa de almacenamiento de contenedor definida por software sobre dichas unidades en la nube.

Esto es así porque los métodos tradicionales de protección de datos se centran en la máquina, protegiendo así la aplicación que se ejecuta en un solo host. Pero en el caso de Kubernetes, las aplicaciones se implementan en varios contenedores que abarcan varios nodos en un clúster.

Por eso, conviene contar con un partner que ofrezca soluciones especialmente adaptadas a Kubernetes. Por ejemplo, Portworx de Pure Storage elimina este problema, ya que ofrece una solución totalmente integrada para aplicaciones que se ejecutan en Kubernetes, incluyendo almacenamiento persistente, protección de datos, recuperación ante desastres, seguridad de datos y gestión de capacidad automatizada.

Además, permite ejecutar cualquier aplicación en cualquier nube o infraestructura de almacenamiento y en cada etapa del ciclo de vida nativo en la nube, ofreciendo la posibilidad arquitecturas cross-cloud y la migración de datos.

Esta plataforma, nombrada recientemente como Plataforma de Almacenamiento de Kubernetes número uno por el prestigioso estudio GigaOm Research, destaca especialmente por su capacidad de realizar backup y restaurar aplicaciones o clústeres completos de Kubernetes, facilitando la recuperación ante eventuales desastres. Gracias ello, permite lograr un objetivo de punto de recuperación (RPO) de cero.



Para más información contacte con Pure Storage aquí.

Sectores verticales